El gazpacho y la horchata, fuente de bienestar y salud

Si nos fijamos en el gazpacho, aporta mucha fibra, así como minerales como el fósforo, hierro, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio. “El consumo de los principales ingredientes naturales del gazpacho de forma separada se vincula con una reducción de la presión arterial. La hipertensión arterial es una condición que afecta a un 25% de la población adulta y es el principal factor de riesgo de los infartos miocárdicos y cerebrales”, añade la nutricionista Carolina Pérez.
Respecto a la horchata, es especialmente adecuada para los pacientes con enfermedades cardiovasculares que no padezcan sobrepeso, según explica Carina Gimeno, nutricionista de la Unidad de la Obesidad de Hospital Quirónsalud Valencia. Además, cuenta con un importante contenido en calcio, muy necesario en los periodos de lactancia, embarazo y crecimiento en los niños. Otros beneficios son que su bajo contenido en sodio y elevado en potasio la hace muy aconsejable para pacientes hipertensos; que ayuda en la recuperación de procesos diarreicos por sus propiedades astringentes; y que, al no tener colesterol, gluten ni lactosa, es apta para los que padecen intolerancias. “Sin embargo, no es aconsejable para pacientes diabéticos